Actualmente

Autor Tema: El mar.. La vida......  (Leído 647 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

  • Usuario avanzado
  • ***
  • Fecha registro: Ene 2012
  • Mensajes: 325
  • Reputación: +11/-0
  • Sexo: Masculino
  • Foro amistad
El mar.. La vida......
« en: Octubre 25, 2014, 07:20:45 am »
El movimiento del mar me recuerda a la vida misma...

Su furia puede hacernos sumergir en las profundidades, ahogándonos, si no estamos listos para retener el suficiente aire, mientras dura ese estadio de dolor, arrebato de libertad, sensación de muerte.

Son en esos momentos cuando vemos la vida desde abajo, con la arena metida entre los dientes y el alma atrapada en una red infinita de medusas.

Todo nos parece imposible de resolver. La tristeza se torna oscura por no haber un rayo de luz en nuestro corazón, golpeado y sacudido por el sufrimiento y por la pena.

Si gritamos, nos ahogamos, si tememos, perdemos la fuerza de la supervivencia.

Es aquí donde la voz se quiebra, los brazos no abrazan, las lágrimas no secan, el amor no se comprende.

Somos la nada en medio del abismo, un inútil lamento que se hunde en la desesperanza.

El suspiro del alma nos asfixia, la calma nunca nos alcanza. La sombra de la insatisfacción se instala mientras el hastío nos corroe las entrañas.

Divisar la luz del día, que es beber de la confianza en uno mismo es el único deseo que nos salva, esperando a que el mar, ese que nos devoró hacia su Haverno, decida por fin depositarnos en la orilla.

Entonces, emergimos para encontrar el sentido de por qué vivimos.
Sólo aquí, aún perturbados por la oscuridad del llanto y de la angustia, somos capaces de sonreírle al firmamento.

Danzamos al unísono del viento, bajo una lluvia plateada de estrellas , sin remordimientos.

La brisa marina nos amansa.

Ya podemos quedarnos dormidos que una gaviota, guardiana de la playa ,vendrá a despertarnos para decirnos que la vida es esto: un eterno aprendizaje de contrastes, un vaivén de dudas y de aciertos, un miedo abajo y una dicha arriba, con la vista permanente en la Esperanza...