Actualmente

Autor Tema: Los guardianes del arte  (Leído 731 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

  • Usuario regular
  • **
  • Fecha registro: May 2014
  • Mensajes: 73
  • Reputación: +8/-0
  • Sexo: Masculino
  • Foro amistad
Los guardianes del arte
« en: Mayo 12, 2014, 11:47:40 am »
Veinte años atrás, lo máximo era colgar en el salón de casa un Cristo crucificado, un grabado sacado del rastrillo atribuido vagamente a un discípulo de Goya o el retrato de tal o cual bisabuelo. En aquellos tiempos los restauradores repartían sus labores entre la limpieza de óleos para clientes particulares y la recuperación de retablos religiosos subvencionada con fondos públicos. La enorme repercusión de las muestras "Las edades del hombre" en distintas ciudades castellanas impulsó el rescate de tesoros artísticos sumidos en el olvido: tablas apolilladas, trillos y rejas oxidadas... En Granada incluso se llegó a implantar un Grado de Restauración y Conservación con la intención de dar cobertura a los futuros restauradores de la provincia.
Pero la crisis ha dejado ko a numerosas empresas y profesionales. Las galerías de arte, que antes eran abundantes, ahora escasean y muchos profesionales de la restauración se han ido con ellas. Esta situación ha conducido a intervenciones agresivas y dañinas para las obras de arte, como en el caso del famoso Ecce Homo...
Nos encontramos, por tanto, ante un paso atrás en el mundo del arte, porque las obras que la historia nos ha dejado y que tanta importancia tienen para nuestra cultura han de ser abordadas por gente con los conocimientos necesarios como para devolverlas a un estado propio para ser disfrutadas por el pueblo, sin dañarlas en el proceso. Museos como el Prado, en Madrid, cuentan ahora con una treintena de personas que trabajan en el departamento de restauración, donde antes adolecían de un espacio adecuado y faltaban especialistas... Por no tener, no tenían laboratorios de química o de biología. Y es que hay que hacer numerosas pruebas antes de intervenir en una obra para dejarla tal y como el artista la creó. Cada obra es un mundo.

Ojala las cosas cambien y los restauradores vuelvan a tener la importancia y la valoración que tenían hace unos pocos años.