Actualmente

Autor Tema: Los virus más mortales del mundo  (Leído 790 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

  • Administrador
  • *****
  • Fecha registro: Mar 2010
  • Mensajes: 5.595
  • Reputación: +281/-0
  • Sexo: Masculino
Los virus más mortales del mundo
« en: Octubre 16, 2014, 10:31:37 am »


Además del ébola, hay numerosos tipos de enfermedades similares: fiebres hemorrágicas que provocan fiebres, convulsiones y sangrado de mucosas y órganos vitales. Muchas no tienen cura, ni vacuna, como es el caso de la enfermedad que asola desde hace meses el Oeste de África.


Por su mortalidad

Maburgo: El virus más peligroso del mundo es otro virus poco conocido: el Maburgo. Debe su nombre a la ciudad alemana de Maburgo, una pequeña e idílica ciudada orillas del río Lahn, pero que poco tiene que ver con el mortal y desagradable virus, que produce vómitos, convulsiones y sangrado de las membranas mucosas, la piel y los órganos.

Unos síntomas muy similares a los del ébola, y la enfermedad de Maburgo tiene una mortalidad del 90%, mayor de la que tiene el ébola actualmente, en torno al 50%. En 2004, estalló en Angola una nueva epidemia de esta fiebre hemorrágica, con 374 casos, de los cuales murieron 329. Al igual que con el ébola, no tiene tratamiento ni cura. El contagio se da a través de los líquidos del cuerpo: sangre, saliva, vómito, heces, orina y secreciones respiratorias.

Virus de Hanta: un término que sirve para describir a varios tipos de virus. Nombrado por un río, el Hantan, como es el caso del virus del ébola, nombrado por el río Ébola, cercano a donde fue descubierto hace décadas, fue detectado en la década de 1950. Se cree que infectó por primera vez a soldados americanos durante la Guerra de Corea. Provoca enfermedad pulmonar, fiebre y fallo de los riñones. El virus se detectó en 2012 en el parque natural de Yosemite.

Gripe aviar: con una mortalidad del 70%, provoca el pánico, pero la probabilidad de ser contagiado de este virus es baja, ya que sólo se puede coger el virus por contacto con aves. La mayoría de los casos ocurren en Asia. Para esta infección sí que existen fármacos capaces de frenar el desarrollo del virus. 

Los síntomas pueden parecerse a los de una gripe común, con fiebre, tos, garganta reseca y dolor muscular. Entre las dolencias, también están el dolor abdominal y calambres, náuseas y vómitos. En los peores casos se pueden desarrollar neumonía y problemas severos del aparato respiratorio, llevando finalmente a la muerte.

Virus de Lassa: Se cree que un 15% de las ratas y ratones del Oeste de África son portadores de este virus, que se cobra al año 5.000 muertes, según algunas cifras. Tiene un índice de mortalidad de entre el 15 y el 20%, y cuando entra en el cuerpo humano, afecta a todas las células del cuerpo humano. Son infectadas al año entre 300.000 y medio millón de casos.  No tiene ni vacuna ni cura y sus síntomas son fiebre, debilidad general, tos, dolor de garganta, dolor de cabeza y problemas gastrointestinales.

Dengue: se cree, que, al año, hasta 100 millones de personas podrían ser infectadas de esta enfermedad, según la OMS, y su incidencia parece estar aumentando. La mitad del planeta estaría en peligro de este virus, que se dispersa a través de mosquitos, que, gracias al cambio de temperaturas campan a sus anchas en cada vez más lugares. Tiene una variante severa, que aunque sólo supon un 1% de los casos, puede causar la muerte.

Por el total de muertes producidas

Durante la historia, han sido numerosas las enfermedades contra las que ha tenido que luchar la raza humana. Por número total de muertes, son tres los virus más mortales que han existido jamás, provocando epidemias desde la antiguedad.

Viruela: es una de las enfermedades más antiguas de la humanidad. 10.000 años antes de que naciera Cristo, la raza humana ya padecía la viruela, que ha causado devastación en los pueblos durante siglos. Muy contagiosa, todas las civilizaciones, desde Egipto a China, han sufrido sus consecuencias. Cuando, a partir de 1492, los viajeros europeos llegaron a América, provocaron una auténtica masacre con sus virus, que diezmaron a la población americana local, que no estaba preparada genéticamente para hacer frente al virus, con tasas de mortalidad del 80 al 90%.

Mató a la mitad de la población australiana aborigen, y durante el siglo XX, han muerto por la enfermedad 300 a 500 millones de personas. Afortunadamente, ha sido curada, gracias a las exitosas campañas de vacunación.

Sarampión: descrita por primera vez por un médico en el silgo IX, ha tenido incidencia en todo el mundo, con millones de muertes. Un informe de la OMS asegura que hubo 158.000 muertes por sarampión en el año 2011.

Fiebre amarilla o Plaga amarilla: una enfermedad hemorrágica aguda que no se ha erradicado por completo, y se cree que, al año, hay 200.000 incidencias en todo el mundo, con alrededor de 30.000 muertes. Se contagia a través de mosquitos, y debe su nombre al color amarillo que adquieren los enfemos del virus. Tiene dos fases y el 50% de los pacientes que entran en la segunda fase no sobrevive a la enfermedad. No tiene tampoco tratamiento.